Energías Renovables ¿Si o no?

15 de Diciembre en la Biblioteca Municipal de La Laguna

El objetivo principal fue crear un espacio democrático y flexible en el que diferentes generaciones asumen un rol ficticio y, desde dicho rol, opinan, debaten, dialogan, argumentan y comparten puntos de vista sobre diferentes cuestiones, temas e ideas referentes al fenómeno actual de las energías renovables: costes económicos, políticas dirigidas a favorecer un consumo sostenible, intereses económicos y privados, evidencia científica sobre el cambio climático y recursos naturales, pros y contras de acabar radicalmente con el combustible fósil…

Podemos afirmar que de esta actividad se beneficiaron cinco personas mayores: Esteban Acosta, Jesús Luis-Ravelo, Roberto Álvarez, Eduardo Guevara y José Luis Domínguez. Además, participaron activamente en el debate alumnado del CEIP Aguere y varios/as estudiantes en prácticas de la Universidad de La Laguna.

Los roles adjudicados fueron los siguientes: dueño de una empresa eléctrica; dueño de una pequeña empresa de avistamiento de cetáceos dirigida principalmente a turistas; representante de una asociación ecologista; ciudadano que no puede permitirse la subida de la luz; ciudadano que les molesta el ruido de los molinos de viento; ciudadano que no tiene contenedores de reciclaje cerca de su casa; ciudadano que no puede permitirse comprar productos locales y frescos porque son más caros; ciudadano que tiene un coche diesel y no puede costearse un coche eléctrico; ciudadano que vive en una casa totalmente sostenible; político que quiere cambiar los hábitos de los ciudadanos/as de su pueblo; alcalde que ha logrado abastecer su municipio de energía renovable a base de placas solares; concejal de medio ambiente; político que rechaza a toda costa las energías renovables porque afirma que se perderían numerosos puestos de trabajo; biólogo que defiende que el sistema productivo actual es insostenible y muy dañino para los fondos marinos del archipiélago; científica que defiende un cambio radical de hábitos en la sociedad para salvar el planeta.

Cada persona aportó sus propios argumentos y se construyó una conversación muy interesante y enriquecedora en la que todas/os aprendimos los unos de los otros. Surgieron controversias en ciertos temas, como en la búsqueda de un término medio entre enriquecimiento económico y cuidado del medio ambiente.

Las conclusiones a las que llegaron fueron:

1.- No hay un planeta B, hay que cuidarlo por encima de todo.

2.- Para parar o reducir la contaminación del planeta hay que trabajar en equipo, políticos, empresas, ciudadanos, etc.

3.-Las Islas Canarias, a pesar de la contaminación que hay, pueden explotarse recursos que son menos contaminantes que los que se están usando actualmente.